header image
Página de Inicio arrow Sobre Mi arrow Mi familia arrow Esther
Esther PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
06.03.2006
Esther mi hermana pequeña, "la pesa"

 
¡Qué difícil es expresar tus sentimientos en un papel, siempre queda algo por decir!
Soy la pequeña, la “enana” de la familia, y cuando nací fui una pequeña desilusión para Ernest, él esperaba un niño con quien poder jugar, pero creo que al final dejé de ser una desilusión para convertirme en su sombra, en la “pesá”, como él me llama.



 
De pequeños jugábamos juntos y cuando Ernest comenzó su afición por la escalada quise saber qué era lo que a él tanto le apasionaba, embarcándome en el mundo de la roca de su mano. Recuerdo la paciencia que siempre ha tenido conmigo y bajo un sol abrasador intentando una vía en Patones, como me decía “sube un poco más la pierna, ya lo tienes” y como yo le gritaba “que me cuelgo, que no aguanto más”, ¡madre mía, estuve tanto tiempo en aquella vía que agoté el bote de aftersun para las quemaduras de mi espalda!
La paciencia de Ernest, la forma de cuidarme, pareciendo que no lo hacía, y cómo me escuchaba cuando tenía la chorrada del día para contarle, es lo que más me ha marcado de su personalidad y de nuestra relación, eso y nuestras conversaciones en casa al final del día.
 
Mi pequeña felicidad diaria supone que me deje acompañarle a Decatlon o a cualquier otra tienda de material de montaña y juntos veamos lo que nos gustaría tener, supongo que así soñamos juntos, pero también seguirle en las maratones para darle ánimos y hacerle fotos, ¡menudo calor hizo en la maratón 2004, no sé ni cómo pudiste acabarla y en la posición en la que la acabaste!
 
Cádiz ha sido un lugar muy importante para nosotros, los primero amigos, juegos y una niñez marcada de bicicletas, mar y viento. Creo que su forma de ser, tranquila, sin una voz más alta que otra, y prefiriendo escuchar y reflexionar, antes que hablar y dar una respuesta equivocada, proviene del sol y de las aguas gaditanas.
 
Que diga yo que quiero a Ernest no es nada especial, ¿Quién no quiere a Ernest? Que diga que no habrá nadie como él para mí, sí es especial, pero eso me lo quedo yo.


Última modificación ( 06.03.2006 )